30 abr. 2010

Ni marxismo ni liberalismo



Ni marxismo...

El error de Marx no consiste sólo en no haber ideado los ordenamientos necesarios para el nuevo mundo; en éste, en efecto, ya no habría necesidad de ellos. Que no diga nada de eso es una consecuencia lógica de su planteamiento. Su error está más al fondo. Ha olvidado que el hombre es siempre hombre. Ha olvidado al hombre y ha olvidado su libertad. Ha olvidado que la libertad es siempre libertad, incluso para el mal. Creyó que, una vez solucionada la economía, todo quedaría solucionado. Su verdadero error es el materialismo: en efecto, el hombre no es sólo el producto de condiciones económicas y no es posible curarlo sólo desde fuera, creando condiciones económicas favorables.

Benedicto XVI, Encíclica Spe salvi (30 de noviembre de 2007), n. 21.

... ¡ni liberalismo!

El colapso financiero en todo el mundo, como sabemos, ha demostrado la fragilidad del sistema económico actual y de las instituciones relacionadas con él. También ha demostrado el error de la hipótesis según la cual el mercado es capaz de autorregularse, independientemente de la intervención pública y del apoyo de los criterios morales interiorizados. Esta hipótesis se basa en una noción empobrecida de la vida económica, como una especie de mecanismo de auto-calibración impulsado por el interés propio y la búsqueda de beneficios. Como tal, pasa por alto el carácter esencialmente ético de la economía, como una actividad de y para los seres humanos. Más que una espiral de producción y consumo en función de unas necesidades humanas definidas de un modo limitado, la vida económica debería ser un ejercicio de responsabilidad humana, intrínsecamente orientada hacia la promoción de la dignidad de la persona, la búsqueda del bien común y el desarrollo integral —político, cultural y espiritual— de individuos, familias y sociedades.


☩☩☩

17 abr. 2010

In memoriam Alférez de navío Manuel Dormido Garrosa, Comandante piloto de la Armada



Escudo de la 3ª Escuadrilla
de la Flotilla de Aeronaves de la Armada Española

Lema: In Maribus Serviam


«Lucha cuerpo a cuerpo con la muerte:
Que si mueres, de Dios recibirás la gloria,
y los clarines cantarán victoria»
.
Extracto del Himno de Caballería.


¡HONOR Y GLORIA
A LOS QUE DIERON SU VIDA POR ESPAÑA!



Comandante Luis Fernando Torija Sagospe. Jefe de Aprovisionamiento del buque ‘Castilla’, ingresó en la Armada en septiembre del 1989

Teniente Francisco Ángel Forné Calderón. Comandante piloto destinado en la 3ª escuadrilla, ingresó en la Armada en noviembre del 1992

Alférez de navío Manuel Dormido Garrosa. Comandante piloto destinado en la 3ª escuadrilla, ingresó en la Armada en septiembre del 2002

Cabo mayor Eusebio Villatoro Costa. Dotación de vuelo de la 3ª Escuadrilla y nadador de rescate, ingresó en la Armada en agosto del 1987


Oración al ocaso
de la Armada Española

Tú que dispones de cielo y mar,
haces la calma, la tempestad.
Ten de nosotros Señor, piedad,
piedad, Señor, Señor, piedad.

Requiem Æternam

Réquiem aetérnam dona eis, Dómine,
et lux perpétua lúceat eis.
Requiéscant in pace. Amen

☩☩☩

POR UN COMPAÑERO CAÍDO

Noticias de la Armada – Operación Hispaniola sábado, 17 de abril de 2010

Al amanecer ya estarán volando de nuevo nuestros helicópteros, el ‘Castilla’ seguirá navegando y la Infantería de Marina no desfallecerá. Es nuestra obligación seguir trabajando como hasta ahora.

Anoche, a bordo del buque de asalto anfibio ‘Castilla’, navegando frente a la costa haitiana, formaba toda la Armada en la cubierta de vuelo. La dotación del ‘Castilla’ y la Infantería de Marina a una banda y otra, arropando a la Unidad Aérea Embarcada formada en el centro de la cubierta, cubierta desde la que unas horas antes había despegado el GATO-312 con tres de sus componentes y el habilitado del buque a bordo. El pater ofició un responso y cuatrocientas gargantas levantaron la voz al unísono en la noche haitiana, en el impresionante escenario de la bahía de Puerto Príncipe entonando la ‘Oración Marinera’ y ‘La muerte no es el final’, como homenaje a los compañeros fallecidos.

“La impresión de este comandante en el día de hoy, –dijo el Capitán de Navío Peñuelas–, es la de haber perdido un trozo de mi ser. Cuatro componentes de la agrupación bajo mi mando han perdido la vida en un trágico accidente. Por si fuera poco el esfuerzo diario que hacían en su labor de ayuda, han terminado entregando su vida en una misión necesaria para el cumplimiento de la misión de ayuda humanitaria al pueblo haitiano”.

El pensamiento de toda la Agrupación voló de uno a otro de los cuatro y se sintieron, los allí presentes y junto a ellos toda la familia de la Armada, muy cerca de nuestros cuatro compañeros y sus familias.

“Anoche lloramos su pérdida, sí, –dijo el comandante–, pero al amanecer ya estarán volando de nuevo nuestros helicópteros para recuperar a sus compañeros, el servicio de aprovisionamiento del ‘Castilla’ seguirá funcionando como hasta ahora para honrar a su jefe fallecido, la Infantería de Marina apretará los dientes de la pena contenida pero no desfallecerá un ápice y todos nos sobrepondremos, porque es nuestra obligación seguir trabajando como hasta ahora lo hemos hecho en cumplimiento de nuestra misión.

El mando, todos los españoles, los haitianos, y como no, nuestros compañeros fallecidos pueden estar seguro de ello.

A ellos se lo debemos”.

***

5 abr. 2010

Di Anastasews Ihsou Xristou




1. CHRISTVS MORTVVS EST
PRO PECCATIS NOSTRIS
SECVNDVM SCRIPTVRAS

2. SEPVLTVS EST ET SVSCITATVS EST
TERTIA DIE SECVNDVM SCRIPTVRAS

3. VISVS EST CEPHÆ

4. ET POST HÆC DVODECIM

5. DEINDE VISVS EST PLVS
QVAM QVINGENTIS FRATRIBVS SIMVL

6. DEINDE VISVS EST IACOBO

7. DEINDE APOSTOLIS OMNIBVS

8. NOVISSIME AVTEM OMNIVM VISVS EST
ET MIHI